Un poco de Historia de la Sierra de Segura…

Para hablar de la Historia de la Sierra de Segura, es conveniente centrarse en la población que históricamente su núcleo principal: Segura de la sierra. Aunque en la zona, los yacimientos arqueológicos, detecten la presencia de poblaciones iberas, se puede constatar que la fundación de Segura es obra de los Fenicios procedentes de Tiro que la denominaron “Tavara”, cuya etimología hebrea indica sitio elevado. Para los griegos que habitaron este pueblo, fue “Orospeda”, que es monte al que sólo se puede acceder a pie. Designada por Plinio con el nombre de “Tader”, por Ptlomeo como “Stadeus”,  Los romanos la conocieron como “Castrum Altum”.

Las guerras entre cartagineses y romanos tuvieron este territorio como uno de sus escenarios principales, pues los seguidores de Publio Escipión fueron acosados por Masinia, refugiándose los supervivientes en la fortaleza de Segura.

En el siglo VII, Segura se la Sierra depende religiosamente del Obispado de Guadix, según dispone un concilio toledano celebrado en tiempos de Wamba.  Administrativamente en tiempos de los visigodos dependía de Cuenca.

Durante la época árabe en España, Segura de la Sierra alcanza su máximo esplendor histórico, en el año 781, Avul Asvar, primogénito de Yusuf, la conquista, fortifica e instala alrededor de población numerosos torreones de vigía que anuncian al castillo, la presencia de los cristianos, el peligro de guerra y otros avatares, mediante señales luminosas efectuadas de torreón a torreón con teas encendidas.

Con la independencia del Califato de Córdoba del de Damasco, Segura pasa a depender de la mencionada ciudad andaluza; El Feherí Abul Asward se rebela contra esta situación, al mando de seis mil hombres, amparado también en la recluta que hace para él en la serranía de Ronda, su hermano Casin, asimismo cuenta con la inestimable ayuda del bandido Hafila.

Abderraman I viene a la Sierra de Segura a implantar el nuevo orden califal, tras violentos combates que llevan la lucha por tierras de Extremadura, Sierra Morena, el Algarve Portugués, y en tierras de Almería y Murcia. Finalmente, triunfante Abderraman, Adul Asward termina sus dias en tierras de Toledo, el bandido Hafila termina decapitado, y sólo Casin, el hermano de Abul Asward es perdonado por el generoso Abderraman que le otorga tierras en Sevilla para que pueda vivir con arreglo a su rango y socorra a sus parientes. Tras la desaparición de Almanzor con la victoria de los cristianos en Catalañazor, las tensiones sociales entre los árabes se agudizan, al tiempo que los cristianos, van estableciendo pactos entre diversos reinos y afianzando la reconquista.

Ante este desafío, los almorávides llegan a España para combatir al rey Alfoso XI de Castilla, lo que sirve para que Shir, caudillo almorávide, conquiste Segura en 1094 y pase a depender del emirato independiente de Murcia, de la que será una de las más importantes poblaciones.  En 1.174, es señor de Segura Aben-Hensek, suegro de Vali de Valencia, Aben-Sard, que al obtener el waliato de Murcia,coloca de gobernador de Segura al caudillo Aben Suar.

En 1.168, Aben-Hensek se proclama rey de la Comarca con lo que se independiza, Aben-Sard repudia entonces a su esposa, la hija de Aben Hensek, pero tras meses de ruptura tanto matrimonial como del reino, se componen ambos y vuelve Segura a la dependencia de Murcia. En 1.171, el hijo de Hensek que gobernaba la ciudad de Murcia, y cuyo nombre era Ibrahim, se declara definitivamente independiente en Segura frente al emir Aben Suar, lo que hace que el reino de Segura se extienda desde Ibrahim y sus sucesores hasta la llegada de los cristianos. Estos toman la villa de Segura el día de San Vicente de 1.214, enarbolando la bandera de la Orden de Santiago que es la que va a administrar el territorio a partir de entonces.

El rey Alfonso XIII de Castilla, concede la villa de Segura a la Orden de Santiago y sus sucesores; Fernando III, Alfonso X, Fernando IV conceden a la villa y a la Orden que la administra numerosos privilegios. Intenta la Orden en estas fechas (siglo XIII y XIV), la repoblación de la Sierra, despoblada por las continuas guerras, y la peste que asoló en gran parte este territorio en la primera mitad del siglo XIV.

El desarrollo de la industria ganadera en la Castilla de entonces, va a dar lugar a un auge de la Sierra de Segura que será uno de los lugares señeros de la Mesta, pues las ovejas bajarán de Castilla a los pastos segureños.  En 1.575, se elaboran en el Monasterio de la Peña, en Orcera, dependiente entonces de Segura, unas ordenanzas del Común para la administración de los montes y el aprovechamiento de los mismos (pastos, corta de madera…) tienen cabida entre sus artículos.

En la segunda mitad de siglo XVI, el cabildo de la villa, contestaba a un cuestionario que había ordenado el rey Felipe II, en el que se da cuenta “que no es de ninguno de los reinos de Murcia, Granada, Andalucía ni Toledo, porque está en medio de todos ellos”, así definía el Licenciado Francisco Villar del cabildo la situación geográfica de Segura y sin pretenderlo hablaba del carácter de sus gentes que poseía elementos comunes y a la vez diversos con los de sus pueblos vecinos.  Tenía por entonces Segura tres órdenes de murallas y se accedía por las puertas que aún siguen conservando su nombre antiguo ” Puerta Nueva, Puerta de Gontar,Puerta de Catena, y Puerta Herrá “.

Otro hito histórico para la villa fue la declaración de Segura como Provincia Marítima ocupándose sus montes por el Ministerio de Marina en 1.748.  La Fábrica de Tabacos de Sevilla se encuentra realizada con madera de estos montes; los administradores de la citada Provincia Marítima va a dar lugar a cometer innumerables abusos, con olvidos de los derechos de las gentes de esta tierra.

Todo ello va creando un resentimiento histórico contra la administración de la citada Provincia Marítima van a dar lugar a cometer innumerables abusos, con olvido de los derechos de las gentes de esta tierra.  Todo ello va creando un resentimiento histórico contra la Administración lo que hace que en 1836 se produzcan grandes talas, incendios y otros estragos que hacen casi parecer el inmenso bosque segureño.

En 1.810, la guerra que los españoles libran contra el invasor Napoleónico tiene en Segura un desarrollo tan cruel y tan lleno de heroísmo por parte de los naturales de la villa, que hace que el pueblo quede arrasado en su totalidad y pierdan la vida numerosos habitantes.  La guerra de la Independencia supone para Segura la destrucción de la mayor parte de los archivos del Concejo y del Común.

En el siglo XIX se van a ir desengajando de Segura muchos municipios que adquieren su independencia, así la Puerta lo hace en 1.837, Orcera, otros lo habían hecho antes, así Villarodrigo lo hizo en 1.533, Génave en 1.551.

El siglo XIX y XX se ve con pesar la decadencia del municipio, que tuvo sus siglos de esplendor con la dominación árabe y la reconquista cristiana, un territorio que llegó a ser reino y en que se escribieron páginas brillantes, fue por culpa de la desidia de los poderes públicos abandonado a su suerte.

Confían los Segureños, que ya en los albores del siglo XXI , un nuevo renacer levante los deprimidos sueños de la zona.  Las nuevas posibilidades, el turismo, la ecología con uno de los montes más bellos de España, la riqueza forestal, ganadera, oleícola, etc, han de servir de impulso a estas hermosas y olvidadas por muchos tierras de Andalucía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú
PARTICIPA EN NUESTRO SORTEO


    ×