Podar Olivo en Verano

Podar olivo en verano es una de las labores más importantes en los trabajos realizados al olivar. Realizar una buena poda va a determinar mayoritariamente su producción.

Pero, ¿Cuándo se debe realizar la poda del olivo?

Para determinar la mejor época en la poda del olivo, debemos indicar que existen dos tipos de podas:

PODA DE RAMAS:

Se trata de una poda de ramas que favorece la producción del olivo. Esta poda se realiza tras el final de la época de recolección, entre los meses de febrero y abril. Dentro de ésta, existen varios tipos:

  • Poda de formación: se realiza en los primeros años de vida de árbol para darle forma y facilitar su recolección. Se trata de una poda ligera ya que si realizásemos la poda muy amenudo, alargaríamos el período improductivo del olivo siendo las primeras cosechas más escasas.
  • Poda de producción: se realiza cuando el olivo se encuentra en su período adulto. Se trata de una poda ligera de poca intensidad alargando la vida productiva del árbol. Se pretende captar la mayor cantidad de luz en la copa y mejorar la calidad de la cosecha.
  • Poda de regeneración: se realiza para favorecer la producción del árbol y ayudar a que surjan nuevos brotes. En definitiva, disminuir el período improductivo y alargar el período productivo del olivo, retrasando el envejecimiento del árbol.

PODA DE LIMPIA:

Se trata de la limpia de la parte inferior del olivo. Esta poda se realiza en los meses de verano, en julio y agosto. Comúnmente se la conoce como destallar, despestegar, desvaretar, etc. Por tanto, se trata de eliminar las varetas del tronco. Aunque también se usa para eliminar aquellas ramas mal iluminadas o cruzadas con otras a pesar de que contenga aceitunas.

¿Cuál es la mejor época para la poda del olivo?

La época más apropiada para realizar la poda del olivo es aquella en la que la savia del árbol se encuentra parada, en los meses de invierno. De ahí que al realizar los cortes evitaremos el derrame de la misma.

Podar olivo en verano, donde las temperaturas son más altas, la savia del árbol también se encuentra en menor movimiento por lo que es una buena época para realizar la poda de limpia.

A parte de esto, existen varios factores que tenemos que tener en cuenta como son:

  • La recolección de la aceituna: la poda no se podrá realizar hasta la finalización de la campaña.
  • El movimiento de la savia: tal y como hemos mencionado anteriormente.
  • El riesgo de heladas: es preferible podar el árbol una vez que pasen los meses más fríos. Así habrá zonas de la geografía española como en la sierra de Jaén, donde nos encontramos, donde somos más propensos a sufrir heladas que por ejemplo en la zona de Sevilla, donde el clima es más agradable y no sufre estas heladas. Por esta razón, en función de la zona donde nos encontremos, realizaremos la poda en una época o en otra.

La intensidad de la poda vendrá determinada por la cantidad de ramas improductivas en el árbol. No es recomendable dejar más de 3 años sin podar un olivo porque afectaría a su rendimiento.

¿Por qué es importante podar el olivo?

Con la poda lo que queremos conseguir es eliminar aquellas ramas secas, viejas e improductivas para evitar perder la savia del árbol en estas zonas. De igual forma, lo que queremos es limitar el crecimiento de la copa del olivo para evitar una disminución de la productividad. Si dejásemos un olivo sin podar durante muchos años, conseguiremos un árbol con poca producción.

En definitiva, lo que se pretende es dejar que la luz penetre en la copa del árbol y favorecer la producción de aceitunas.

Pero, ¿sabéis cuándo se recogen las aceitunas? Os dejamos una antigua entrada a nuestro blog.

 

Menú